Alejandro & Claudia

Coincidencias de la vida, conocí a Claudia de una manera muy especial, en la misma boda de su madre en plena Albufera, sobre una barca donde se celebraba la ceremonia. Nunca había sido testigo de una ceremonia evangelista, tengo que decir que fue una ceremonia diferente, emotiva, donde todo el mundo era participe de la misma. Conectamos tan bien que en ese momento ya me dijeron que querían que fuese el fotógrafo de su boda.

Alejandro & Claudia, escogieron para ese día, un lugar en primera linea de playa, un sitio ideal para hacer reportajes fotográficos de boda en Altea.

Tanto la ceremonia como la celebración se celebró en El restaurante L’Olleta chiringuito, está situado en un entorno natural privilegiado con unas increibles vistas al mediterraneo. Todos sus espacios son un mirador desde el que admirar la bahía de Altea y la isla de la Olla, tanto en invierno como en verano. Gracias al entorno, a su extensa trayectoria y su cualificado equipo hacen que éste sea un lugar ideal para celebrar cualquier tipo de evento, boda, celebración o fiesta privada. Algo que me llamo mucho la atención fue el cariño que la gente sentía hacia los novios y como se lo transmitían a éstos, en muchísimos abrazos, cuando su mejor amiga les cantó…y la parte más divertida de la boda fue cuando el novio entró dos veces a la ceremonia porque
la novia no llegaba y hacía mucho calor.

Aunque los partes meteorológicos anunciaban el diluvio universal, al final el tiempo nos respetó, y pudimos hacer un pequeño reportaje fotográfico de exteriores a la villa de Altea, es por excelencia, santo y seña del eterno mediterráneo. inmejorables vistas, la sierra del Albir el Morro Toix y el Peñón de Ifach.

Agradecer la organización del evento a la wedding planner Mare Selva Eventos, Noelia Marin, gracias a su trabajo y esfuerzo la boda fue un éxito y salió todo a la perfección.

Y por último agradecer a Alejandro & Claudia por escogerme como fotógrafo de esos momentos únicos en la vida.